10.8.10

16

votar

Personaje Museístico: Hachiko

Dicen que en Akita, una de las principales ciudades de la región de Tohoku, en el norte de Japón, se produce el mejor arroz del país y posee las mujeres más hermosas. La ciudad es también conocida porque cuentan que un 12 de junio de 1973 se le apareció a la hermana Agnes Sasagawa la virgen María cuando oraba en el convento. Pero si la ciudad de Akita se hizo famosa fue gracias a “Hachiko”, el cuadrúpedo de raza Akita Inu que esperó durante 9 años a su dueño ya fallecido.

A principios de la década de 1920, Eisaburo Ueno, profesor del Departamento de Agricultura de la Universidad Imperial (actualmente la Universidad de Tokio) y residente de Shibuya, se convirtió en el dueño de un cachorro Akita Inu. Nacido a finales de noviembre de 1923, el cachorro fue entregado al profesor Ueno aproximadamente 2 meses después. El profesor lo nombró Hachiko y desde un principio se hicieron inseparables. Tal es así que todos los días a las 9 de la mañana, cuando el profesor se iba a trabajar “Hachi” lo acompañaba a la estación de Shibuya y observaba como su dueño compraba el boleto y luego desaparecía entre la multitud que abordaba el tren. Cuando caía la noche, Hachi regresaba a la pequeña plaza que estaba frente a la estación a esperar la llegada de su amo y así regresar juntos a su hogar. Esto se convirtió en una rutina diaria en la vida del profesor y de Hachiko, y es así como la historia de la lealtad de este animal hacia su dueño se diseminó por los alrededores. Las personas que transitaban por el lugar siempre comentaban este hecho.

Sin embargo, una tragedia irrumpió la tarde del 21 de mayo de 1925. Por esos días la salud del profesor no era muy buena y estando en la universidad sufrió un ataque cardíaco que le produjo la muerte (la historia cuenta que en la noche del velorio, Hachiko, que estaba en el jardín, entró por la ventana de la casa, se dirigió a la sala donde estaba el cuerpo del profesor y pasó toda la noche acostado al lado de su amo).
Luego del fallecimiento de Ueno, Hachiko fue enviado a la casa de unos familiares del profesor, y después de escaparse reiteradas veces para regresar a su hogar en Shibuya, Hachi advirtió que en ese lugar ya no vivía más su dueño. Fue así como el perro comenzó la peregrinación a la estación de trenes a esperar el regreso de su amo.
Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, Hachi iba cada mañana a la estación, esperaba el día entero sentado en la plaza y al llegar la hora de regreso del profesor, buscaba entre todos esos rostros extraños aquel que amaba.

Con el paso del tiempo, Hachiko comenzó a tener más y más popularidad. Diarios de todas partes contaban su historia, había álbumes de figuritas con la cara del perro y hasta fue "invitado" varias veces para hacer una participación especial en las exposiciones caninas "Nippo".

El 21 de abril de 1934 los habitantes de Shibuya contrataron a Teru Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor a Hachiko. La estatua de bronce que fue colocada frente a la estación, donde solía esperar Hachiko, tenía un poema grabado que se titulaba “Líneas a un perro fiel”. Lamentablemente, durante la Segunda Guerra mundial esta primera estatua fue retirada y fundida para armamento. Sin embargo, en 1948 se hizo una réplica por Takeshi Ando, hijo del escultor original, y es la que todavía existe hoy en la estación de Shibuya.

Debido a los años en la calle, Hachiko estaba muy delgado, tenía varias cicatrices y estaba sordo de un oído. A la edad de trece años, en las primeras horas del 8 de marzo de 1935, Hachiko pasó sus últimos minutos en una calle de Shibuya. La muerte de Hachi estuvo en las portadas de los principales periódicos japoneses, y muchas personas sufrieron por la noticia.

Sus huesos fueron enterrados junto a los del profesor... Hachiko finalmente se reencontraba con su amado compañero.


Adieu!!.

Para seguir leyendo:
-Personaje Museístico: El caniche
-Personaje Museístico: "Leo" el león de la MGM
-Personaje Museístico: El unicornio

16 comentarios:

JUAN JES dijo...

Del corazón de ese animal brotaban las estrellas.

Victoria dijo...

Podes creer que me puse a llorar con este post?? Es hermosa esa historia... El mejor amigo del hombre sin lugar a duda!
Muy lindo el post!!!!
Un beso grande!!

Maquina dijo...

me encanto!!

pasate por http://piremostodosjuntos.blogspot.com y dejame un pire, opinion o algo loco en mi blog

saludoss :D

Fiorella dijo...

Recomiendo esta pelicula en serio si que me hizo llorar porque en esta pelicula se ve el amor que siente Hachiko a su amo es un ejemplo de mascota por eso lo recomiendo por que es muy buena y así aprendemos a valorar a nuestras mascotas.

Anónimo dijo...

Hermosa historia,la había oido hace muchos años..me hizo llorar a mares ahora la pelicula T__T

el viajero impresionista dijo...

Conocía la historia superficialmente, pero me informé más a fondo después d ever la película. Sí que es un personaje museístico
Saludos.

Gustavo Fernández dijo...

Enserio Estoy Que NO Aguanto Las Lagrimas Pero MI Admiración Por Esa Gran Amistad No Me Permite Derramar Lagrimas De Dolor... Solo De Admiracion! =D :')

Anónimo dijo...

Es la pelicula mas hermosa....y la mas triste tambien es una demostracion de amor y lealtad tan grande....cuiden mucho a sus mascotas por favor delen mucho cariño mucho amor....

Dona lis dijo...

Una vez mas se demuestra, que los perros pueden ser mucho mejores que las personas, y todavia decir que eres un perro se considerara un insulto ¬¬

Anónimo dijo...

me salen lagrimas de dolor por Hachiko, es admirable como un animalito recuerda tantos años a una persona y peor aun, imaginarme que el sufria por la ausencia de su amo, es mas doloroso aun, creo que ningun animalito debe sufrir asi ni fisica ni sentimentalmente, adoro a los animales en especial a los perritos, porque son seres inocentes que nadie debe hacerles daño, la pelicula me hace llorar cada vez que la veo

Anónimo dijo...

hachiko fue un gran perro a parentar de los demas cuando vi su historia me dio tanta pena q la peli mne hizo llorar y la recomiendo a todas las persoas q estan leyendo esto y q por favor adopten a un perrito de la calle o de asta su poblacion xq eyos necesitan un hogar como hachiko lo hizo y lo pueden agrandar mas

Anónimo dijo...

ham me encanta esa historia me hace creer que dios existe y que todavia existe la fe yo siempre he querido que me pase una historia si como la de balto el perro que llevo medicina a todos como la de los perros que sobrevivieron a estar solos en el frio y la historia de winter gracias no sabia algunas partes de la historia amo vivir aki

SNACK LOS CHAVELOS dijo...

muy bueno este blog´s; me parece muy interesante.

Anónimo dijo...

Es la mejor pelicula que e vuistoo ! me hizo llorar muxoo por que me hizo recordar mucho a mi perro scarton que se parecia mucho a el =) era igual de fiel aun lo extrañoo !!!!!!! =( =(

Anónimo dijo...

El humano esta comenzando a despertar, y a abrir la conciencia sin la que este mundo no estaria aqui.

sinceramente quiero dar unas frases de Eckhart Tolle, sobre los animales y la naturaleza.
Nos hemos perdido en el pensamiento, ns hemos perdido, en el hacer, en el recordar, en el analizar y separar, en recordar.

pero aqui y ahora, los animales, los árboles, las plantas, todavia saben algo, saben ser ellos mismos, saben SER, el ser que toma conciencia de si mismo, los perros siempre te dan una segunda oportunidad...

alvaro escobar dijo...

En este artículo hay una contradicción con la fotos de Hachiko porque el perro se ve en buenas condiciones y no flaco y enfermo