5.1.10

7

votar

Objeto Museístico: El Calendario

Comenzamos un nuevo año, y como tal, muchos hemos colgado en la heladera, o en la pared que pide a gritos una mano de pintura, el nuevo calendario (particularmente prefiero el almanaque, que es algo más grande y más completo).

Recuerdo que en años anteriores me los regalaban en casi todas las tiendas y yo, por lastima a tirarlos, terminaba coleccionándolos (todavía guardo un gracioso calendario en forma de pan flautita que muy amablemente el panadero de la esquina de mi casa me obsequió en 1988).
Sorprendentemente este año me encontré desprovista de ellos y por tal motivo ayer fui a la librería a comprar estos imprescindibles objetos.

En sus diversas formas, el calendario (del latín calendas que significa primer día del mes) es una cuenta sistematizada del tiempo para la organización de las actividades humanas.

Originariamente, el calendario primitivo de Roma se dividía solamente en 10 meses, que comenzaba en la primavera con el mes de marzo y se componía de los siguientes meses:
Martius (Marzo, proviene de Marte, dios de la guerra y la vegetación, porque en este mes se iniciaban las campañas bélicas).
Aprilis (Abril, procede del término griego afros, que significa espuma, de la que surgió Venus. Mes dedicado a la fertilidad).
Maius (Mayo, proveniente de Maya, diosa de la floración. Otra versión dice que Mayo proviene de majorum -mayores- o protectores del pueblo).
Iunius (Junio, de Juno, esposa de Júpiter y diosa del matrimonio. Otra versión dice que Junio proviene de junior -jóvenes- y está representado como un segador de heno).
Quintilis (Quinto).
Sextilis (Sexto).
September (Septiembre, Séptimo. Mes dedicado al dios Vulcano).
October (Octubre, Octavo. Tanto la vendimia como la siembra, tareas de la época que marca, servían para simbolizarlo).
November (Noviembre, Noveno).
December (Diciembre, Décimo).

El período de invierno (Enero y Febrero) no contaba para los romanos, es decir, lo ignoraban. Esto sucedía porque no tenían actividades religiosas ni agrícolas. Sin embargo, pronto añadieron 2 meses más al final del año. Algunos atribuyen este calendario a Numa Pompilio, el rey que sucedió a Rómulo. Pero parece que la añadidura se dio por influencia etrusca. Estos meses añadidos fueron:
Enero (su nombre antiguo era Ianuro, en honor al dios Jano, que era el protector de puertas y entradas. A esta divinidad se la representaba con una vara y una llave).
Febrero (dedicado a Plutón o Februo, para que este aplacara sus iras).
Pero en el siglo II a.C, por diversas cuestiones del gobierno, los nuevos cargos políticos debieron iniciar sus funciones anticipadamente, es decir, el 1º de enero en lugar del 1º de Marzo. Como los romanos que poseían cargos políticos sólo podían permanecer un año en el poder, se cambio, finalmente y por temas de practicidad, el inicio del año al 1º de Enero.
Sin embargo, el calendario que actualmente usamos se lo debemos a la reforma que Julio Cesar implementó en el. El Cesar le solicitó colaboración a Sosígenes, un astronómo de Alejandría que conocía muy bien el año solar, y con su ayuda asignó la duración adecuada en días a los meses y estableció que cada 4 años Febrero tuviera un días más para ajustarse al sol.
El mes Quintilis fue renombrado Julio en honor a Julio Cesar (nació en ese mes). Después del asesinato del Cesar, su hijo adoptivo Augusto tomó el poder. El Senado honró a Augusto cambiando el nombre de Sextilis por Augusto. En el calendario Juliano, Quintilis (Julio) tenía 31 días y Sextilis (Agosto) tenía 30. Cuando Augusto se dio cuenta de eso, mando a sacar un día a Febrero para ponérselo a Agosto. Bajo ninguna circunstancia su mes tendría menos días que el de su padre.
Este calendario se puso en vigor en el año 46 a.C. Desde entonces, y sólo con algunos retoques posteriores, sigue siendo el mismo que utilizamos actualmente.


Por ultimo:

Hay ciertos conocimientos que pasan de generación en generación (en mi caso fue abuelo-madre-hija, o sea yo) y generalmente son pocas las veces que los valoramos y transmitimos como realmente lo merecen.
Lo que contare a continuación muchos de ustedes ya lo sabrán, pero otros, no. Digamos que es una especie de “ayuda memoria” para recordar cuales son los meses que tienen 31 días.
Todo parte de los nudillos de las manos (hay otra variante que solo usa una). Debemos empuñar ambas manos y colocarlas juntas, tomar cualquier nudillo externo de nuestra posición de manos y empezar a partir de ese hacia adentro (tomando en cuenta tanto nudillos como hendiduras) a contar los meses:


Aquellos meses que caigan en los nudillos (fuente color negro) son los meses que tienen 31 días...sencillo, no?.

Adieu...

_________________________________________________________________

Queremos dedicar humildemente este post al compañero Andrés el Viejo que hoy nos acaba de dejar...
Querido bloguero, vamos a extrañar tus comentarios y enseñanzas.

...Algún día nos volveremos a encontrar...

El Conventillo.

________________________________________________________________

7 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Las crisis son una forma macabra de intentar detener el tiempo, pero este sigue pasando a pesar de todo. Un gran beso.

Cayetano dijo...

Desde siempre me han encantado los calendarios, sobre todo los de pared. De pequeño asociaba parte de mi felicidad al estreno de algo nuevo, como lo eran los calendarios, con esa apariencia rotunda de año que apenas empieza...como los cuadernos recién comprados, con ese olor a reciente, a selva por descubrir...
Un saludo.

joselop44 dijo...

Recuerdo que me enseñaron lo de los nudillos en el colegio y así no fallaba nunca jajaja Muy interesante la entrada.
Un abrazo

CASPA DE MALDITOS dijo...

Muy bueno lo de los nudillossss!!!!!

obiwan1977 dijo...

Muy interesante el post, y lo de los nudillos, genial. Yo lo llevo utilizando desde que era niño, y de hecho, si me preguntan al vuelo no soy capaz de saber qué meses tienen 31 días. XD XD XD

Un saludo desde Brevemente, me encanta vuestro blog.

Paco Guerrero dijo...

de mas de la mitad de lo que has escrito no tenia ni idea,por lo cua he aprendido bastante de tu post.
un abrazo

LA ESFERA CULTURAL dijo...

En referencia a los calendarios podría existir un blog monográfico. Tienen historia y elementos gráficos suficientes, como para crear un museo.
Sin hablar de su historia.
Felicidades por tu blog