Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2021

¿POR QUÉ SE LLAMA GUARDIA SUIZA DEL VATICANO?

  La Guardia Suiza Pontificia se ocupa de la seguridad y protección del Papa dentro en la Ciudad del Vaticano , así como de servicios honoríficos en ceremonias, audiencias y recepciones. También lleva a cabo las labores de vigilancia y control de acceso en todos los edificios de la Santa Sede. En la actualidad es el ejercito profesional más pequeño del mundo compuesto por 110 soldados. Sus comienzos Todo comienza en el año 1506 cuando el Papa Julio II, preocupado por su propia seguridad y la de sus territorios,  decide crear un ejército para el interior de sus fronteras. Tal es así que solicita a uno de sus cardenales que reclute a soldados suizos, reconocidos en la época como de gran valor  y de gran maestría en el uso de las armas más novedosas. De esta manera, crea de forma oficial la primera Guardia Suiza, un ejército reducido pero de garantías. Su batalla más importante El 6 de mayo de 1527 se libra la batalla más recordada de toda la existencia de la Guardia Suiza.  El

La toalla también tiene su historia

La toalla, siempre servicial, tiene también mucha historia👇🏻 Las  primeras toallas de la historia  de las que se tiene constancia fueron encontradas en unos restos arqueológicos de Italia. Formaban parte del conjunto de tocador de una dama romana  del siglo II y e ran muy parecidas a las que usamos actualmente, de algodón teñido. Se utilizaban no sólo para recostarse sino también para secarse luego del baño, como muestran algunos frescos pompeyanos hallados entre las ruinas de aquella ciudad romana que se tragó el volcán Vesubio  en el siglo I  de nuestra era. Sin embargo  la palabra “toalla” no es de origen griego ni latino sino bárbaro . Los pueblos europeos anteriores a la romanización ya la conocían, en aquellas culturas se utilizaban l ienzos llamados  tualia  para secarse las manos (e n español antiguo se usó  toaja ,  tobaja  y  tovaja . El vocablo original sería el germánico  thwahljo  ‘baño’, que aparece también en el gótico  twahl  ‘baño’ y en el escandinavo antiguo  thvâ