27.12.10

5

votar

Clásico Museístico: El Concierto de Año Nuevo de Viena

El Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena (en alemán: Das Neujahrskonzert der Wiener Philharmoniker) es un concierto que tiene lugar cada año en la mañana del 1º de enero en Viena, Austria. Es transmitido a lo largo de todo el mundo para una audiencia potencial estimada en 1.000 millones de personas en más de 60 países.


Este concierto tiene lugar en el Wiener Musikverein (“Club de música vienés”), un sitio que recomiendo visitar incluso si no son amantes de la música (la sala de conciertos del Musikverein se sitúa entre las 3 mejores del mundo en lo que respecta a sonoridad, junto con el Symphony Hall de Boston, y el Concertgebouw de Ámsterdam). La Goldener Saal (Sala de oro) tiene 48 metros de longitud, 19 de anchura y 18 de altura. Cuenta con 1.744 asientos y unas 300 plazas de pie, y es allí dónde se celebra el Concierto de Fin de año.

La música es, en su mayoría, de la familia Strauss (Johann Strauss –padre-, Johann Strauss –hijo-, Joseph Strauss y Eduard Strauss). Las flores que decoran la sala son un regalo anual de la ciudad de San Remo, Liguria, Italia.

 El concierto siempre termina con varios bises después del programa principal. Los músicos entonces desean colectivamente un feliz Año Nuevo (Wishes), y terminan con el vals de El Danubio Azul de Johann Strauss seguido de la Marcha Radetzky. Durante esta última obra, la audiencia aplaude al compás y el director se vuelve para dirigirla, durante breves instantes. Un quiebre en la tradición en tiempos recientes fue durante la edición de 2005, dirigida por Lorin Maazel, cuando el programa terminó con el vals del Danubio Azul como una señal de respeto por las víctimas del Terremoto del Océano Índico de 2004.

No deja de ser curioso el origen cuasi-político o claramente reivindicativo de este evento. El primer concierto se celebró por primera vez el 1 de enero de 1941, (estando en el poder Adolf Hitler) y fue dirigido por Clemens Krauss. El repertorio estaba integrado exclusivamente por temas de Johann Strauss jr, temas entre los que no estaban, por cierto, ni el Danubio Azul ni la Marcha Radetzky, que no se convirtieron en interpretaciones fijas hasta el año 1958. El concierto pretendía reivindicar la cultura y la música austríaca frente al Anachluss (el Anschluss -palabra alemana que significa "anexión"- fue la inclusión en 1938 de Austria dentro de la Alemania nazi como una provincia del III Reich, pasando de Osterreich a Ostmark). Desde entonces, cada primero de enero se celebra anualmente este auténtico festival de música austríaca (cabe destacar que este concierto solamente sufrió una suspensión que fue en 1945 debido al deterioro de su estructura por los ataques aéreos de las fuerzas aliadas).

Desde 1955 hasta 1978 la Filarmónica de Viena estuvo constantemente dirigida por Willi Boskovsky hasta su jubilación, siendo reemplazado por Lorin Maazel. No obstante el concierto de año nuevo de 1987 tuvo una novedad que se ha institucionalizado desde entonces: a partir de esa fecha, la persona que dirigiría la Filarmónica de Viena en el tradicional concierto de año nuevo sería escogida por los propios integrantes de la orquesta por votación. El primer elegido fue un ilustre hijo de Austria, oriundo de la ciudad de Salzburgo, pero ya anciano y enfermo: Herbert von Karajan.

Durante varios años el concierto ha sido retransmitido para EEUU por PBS, y recién en el año 2006 a una serie de países africanos (Botswana, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia, Zambia y Zimbabwe) y latinoamericanos (Ecuador, Bolivia, Chile, México y Uruguay).

El precio de las entradas oscila desde los 30€ (con escasa visibilidad) a los 940€ para el Concierto de Año Nuevo; En el caso del Concierto de Nochevieja, los precios son algo más baratos: van desde los 25€ a los 720 euros como máximo. En cuanto al Ensayo General del día 30 de diciembre, los precios varían desde los 130 euros a los 380€ de los asientos más caros.
Como el aforo de la Filarmónica de Viena es limitado se realiza un sorteo entre todas las solicitudes de entradas recibidas en su página web. Las peticiones recibidas entre los días 2 a 23 de enero, ambos inclusive, serán tenidas en cuenta para el sorteo que se llevará a cabo para el concierto de la siguiente temporada.

El sorteo de las entradas se realiza hacia finales de marzo de ese año. A todos aquellos que han participado y no han conseguido sus preciadas entradas se les envía un correo electrónico comunicándoles que no han sido afortunados. Los ganadores del concurso reciben por correo postal la buena nueva, además de información necesaria para tramitar la compra definitiva de las entradas.

Para el 2011, la orquesta Filarmónica de Viena tendrá de Director al maestro austríaco Franz Welser-Mösto. El maestro de 49 años será el sexto austriaco que ocupe el atril de la Sala Dorada del Musikverein en el concierto de Año Nuevo y sucederá al francés Georges Prêtre.

 Franz Welser-Mösto

 Adieu!.

5 comentarios:

Doña Bostezos dijo...

Las tradiciones y mas aún si son como estas, son esperadas por muchas personas porque no solo por ser un buen momento actual sino que muchos recuerdan otros tiempos en que siendo mas pequeños lo hicieron al lado de sus padres..en esa epoca en que la Navidad tenía otro sabor..mas mágico..totalemnte distinto...y ahora de grandes aunque ya no seamos tan fantasiosos podemos disfrutar de este maravilloso concierto..
Saludos y un venturoso año nuevo

MariluzGH dijo...

¡Gracias! muy interesante :) me gustaba verlo con mi madre, desde que ella murió ya no puedo... disculpa, me fui por las nubes

abrazo

¡feliz 2011!

Agustina Tula Saborido dijo...

Doña Bostezos:

Hermoso comentario.......me dejaste pensando...cuanta verdad!!!
Te mando un fuerte abrazo y te deseo un maravilloso 2011. Cariños eternos.

Queridisima Mariluz:

No pidas disculpas!!!!. Me encanta leer estos comentarios que vienen del corazón...
Te deseo un prospero año nuevo!!!
Cariños sinceros, de tu amiga argentina y bloggera!!

Fibonacci dijo...

Me ha encantado y sí, soy un fans del concierto de fin de año y sino pasa nada, ahí estaré este año delante de la tele para verlo integro...un saludo

Pilar Moreno Wallace dijo...

Empecé a ver este concierto (en la televisión) desde que me casé. En casa de mis suegros tenían esa costumbre. Desde entonces no pasa un año que no sea algo que he tomado como tradición. Me ha encantado conocer todos estos detalles que escribes.
Un abrazo.