10.11.10

9

votar

Enigma Museístico: El gusano de la muerte de Mongolia

El inhóspito desierto de Gobi es una extensa región desértica situada entre el norte de China y el sur de Mongolia. Se puede considerar uno de los desiertos más grandes e importantes de todo el mundo.

Históricamente, el desierto de Gobi se destaca por haber sido parte del imperio Mongol y por la localización de varias ciudades importantes a lo largo de la Ruta de la Seda.
Ocupando el 30% del territorio nacional, el gran Gobi de Mongolia abarca montes, dunas, mesetas, estepas y, desde luego, un mundo animal muy variado. Y es aquí donde nos detenemos, pues es en este desierto dónde habita una de las criaturas más misteriosas del planeta: el allghoi khorkhoi, más conocido como el gusano de la muerte...


Según los investigadores, este gusano mortal mediría entre 60 cm y metro y medio de largo, se lo suele describir como una especie de serpiente gorda, de un color rojo furioso, que pulveriza un veneno mortal, que hiberna durante la mayoría del año (excepto en el mes de junio y julio) y que incluso puede desencadenar fuertes descargas eléctricas.

El autor checo Ivan Mackerle fue el primero que se interesó por esta criatura. Un mongol le dijo que el gusano de la muerte “se parece mucho al intestino de una vaca, su piel es de color rojo sanguinolento o salami y resulta difícil distinguir la cabeza de la cola ya que no posee ni ojos, ni nariz, ni boca visibles”. Añadió también que “la criatura se desplaza de un modo extraño, bien rodando, bien arqueando el cuerpo hacia los lados y que se siente atraída por los objetos de color amarillo” (según relataron los habitantes de la región "un niño tenía una caja de juguetes de color amarillo, el gusano se arrastró hacia él, y cuando el pequeño lo tocó, murió en el acto. Sus padres sólo vieron desaparecer una cola en la arena y quisieron matar al animal, pero fue el gusano quién los mató a ellos").

Está demás decir que existen muchas teorías sobre esta criatura. Según una de ellas, el gusano de la muerte sería una “desert death adder”, o sea, una culebra mortal del desierto. Por otra parte, el criptozoólogo francés Michel Raynal cree que el enigmático gusano-intestino del Gobi podría ser una especie desconocida de anfisbenio.

Los anfisbenios (o culebrillas ciegas) son unos animales muy particulares. Se los puede definir como “los topos” del grupo de los reptiles ya que viven en galerías que ellos mismos se encargan de excavar. Comparten un ancestro común con los lagartos y las serpientes pero han desarrollado toda una serie de características anatómicas que los diferencian de ellos y que están relacionadas con su singular modo de vida.

Los investigadores los llaman “lagartos-gusano” pues tienen un cuerpo cilíndrico, grueso y alargado. Además, sus escamas están dispuestas en círculos alrededor del cuerpo, lo que les da un aspecto segmentado semejante al de las lombrices de tierra. Los ojos de los anfisbenios son diminutos y la cabeza y la cola pueden llegar a tener una forma tan parecida que, a veces, resulta complicado distinguirlas (tal es así que en Colombia los llaman “serpiente de 2 cabezas”). En definitiva, todo parecería indicar que el gusano mortal pertenecería a este grupo de reptiles subterráneos. Todo coincide (el grosor de su cuerpo, la manera que tienen de moverse, la dificultad para distinguir entre la cabeza y la cola, su aspecto anillado, etc.) excepto una: los anfisbenios son criaturas totalmente inofensivas…

En fin. O bien vive en el desierto de Gobi una especie desconocida de culebra mortal cuyo aspecto y peligrosidad han sido exagerados por la superstición… o bien los zoólogos se confundieron y los anfisbenios en realidad son mortales… o bien el gusano asesino es fruto de la fantasía de los nómadas, que intentan así dar con una explicación a las muertes inesperadas…
Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Adieu!.

9 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Hola Agustina, primera vez en tu blog, encuentro muy interesante esta historia así como el resto del blog, felicitaciones!
Myriam

Agustina Tula Saborido dijo...

Myriam:

Muchas gracias!!!. Te mando un fuerte abrazo!!!

Uriel dijo...

Hola, he vuelto por aquí luego de un tiempo de ausencia y me encuentro con este tema de lo más interesante. Mi opinión es que es una pequeña mezcla de coincidencias. Lo más probable es que se trate de un anfisbénido y que los mitos lo haya exagera. Incluso tal vez los zoólogos desconozcan algún espécimen de anfisbénido que si tenga algo de veneno a modo de protección.
Vaya a saber uno de que se trata.
Un Saludo.
Uriel

sonoio dijo...

que misterio!!!


saludos

MariluzGH dijo...

uffff qué 'azco maz azquerozo'...
gracias ti, tampoco iré al Gobi jeje

abrazo

Diario Autónomo dijo...

Me ha resultado muy interesante tu entrada al respecto de este animal, ya que yo estuve en ese desierto en su día, pero como puedes comprobar ahora mismo te estoy escribiendo, lo que significa que no me topé afortunadamente con ningún gusano de la muerte.

Diego Ariel Vega dijo...

Para mi que ese gusano existe de verdad, y es un pariente lejano o una mutación de la tenia saginata que habita los intestinos de algunos individuos que conozco. ¡Solo así puedo entender como comen tanto!

Muy interesante el artículo, como todo el contenido del Conventillo

Saludos

Carmen Silza dijo...

Da yuyu, lo del gusano de la muerte... me gusta tu bloc gracias..buen finde

SNACK LOS CHAVELOS dijo...

QUE MIEDO..... YA HACE ALGUNOS DIAS EN TU BLOG, revisando todos tus post. y me parecen muy buenos muy interesantes.... Saludos;