29.10.10

4

votar

El Conventillo "Varieté": El Ave María

Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum, benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus. Sancta Maria mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

El Ave María (en Latín) es sin duda una de las más hermosas y familiares oraciones de la Iglesia Universal. La oración es por definición un llamado, un grito, una plegaria o petición que se hace a Dios.


La plegaria consta de 3 partes: la primera está tomada del saludo del arcángel Gabriel: “Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo» o literalmente: «¡Alégrate! llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,28). La segunda está formada por las palabras de alabanza que Isabel, pariente de la Virgen, y esposa de Zacarías, dirige a María al pisar su casita de Ain karim: “Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre” (Lc 1,42). La tercera parte es una invocación de la Iglesia de origen muy posterior: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”.

La estructura íntegra del Ave María necesitó un milenio -del siglo VI al siglo XVI- para alcanzar su actual formulación (a pesar de su introducción precoz en la liturgia, el Ave María tarda tiempo en popularizarse. Ciertamente, en el siglo VII, Ildefonso, obispo de Toledo, recita varias veces el Ave María en una visión, cuando se puso de rodillas. Pero se trata de un testimonio excepcional. De hecho, hay que aguardar al siglo XI para asegurarse, con el testimonio de san Pedro Damián († 1072), que el Ave María llega a ser una oración popular de favor). No obstante, pueden fijarse algunos datos de indudable certeza. La vinculación del saludo de Gabriel con la alabanza de Isabel se debe a Severo de Antioquía, que falleció el año 538. En una vasija de barro encontrada en Luxor (Egipto) ya se leen estas palabras unidas. San Juan Damasceno, fallecido en el 749, las comenta en sus homilías. La Iglesia ha añadido los nombres de “María” al principio y de “Jesús” al final, siendo Urbano IV en el siglo XIII, su afortunado autor. El último añadido: “ahora y en la hora de nuestra muerte”, aparece en un breviario cartujano del 1350, siendo asumido posteriormente por los trinitarios y camaldulenses.

Puede afirmarse que la fórmula definitiva que ha llegado hasta nosotros fue fijada por Pío V en 1568, con ocasión de la Reforma litúrgica. Hace pues, 442 años que los católicos rezamos en su forma actual esta incomparable plegaria mariana, mitad himno de alabanza, mitad súplica filial. Y no nos cansamos de repetirla por su irresistible encanto sobrenatural.

Dedicamos este post a nuestro ex Presidente Néstor Kirchner, quién falleció el último miércoles 27 de octubre.


Jovén barítono rinde homenaje a Kirchner entonando el Ave María.

Querido compañero…Hasta la Victoria, Siempre!.

4 comentarios:

Eleanor Rigby dijo...

Hace muchisimos años, una amiga de mi tía me prometió ya el regalo de casamiento, cantar el Ave maría en la Iglesia, y la verdad es algo que siempre me gustó, es un cántico precioso,...

más allá de aquello, al paso que vamos, la vieja va a estar muerta cuando entre a casarme e una iglesia, pero le cuento si sucede.

Abrazo!

Loli Salvador dijo...

Un post muy oportuno. Me he emocionado al escucharla en el velatorio, un gesto que la esposa del Presidente habrá agradecido enormemente.
Algunos intérpretes la cantan muy bien, por ejemplo Al Bano y también Francisco.
un abrazo.

MariluzGH dijo...

Mis condolencias, querida amiga.

Ciertamente la oración del 'Ave María' es de las más bellas. Nunca me canso de rezarla. Agradezco la explicación completa de su creación.

abrazo solidario

Agustina Tula Saborido dijo...

Eleanor:
Como me reí con tu comentario!!.
Al margen de eso, a mi también me parece hermoso el Ave María. Ojala que pronto recibas ese regalo en tu casamiento.
Abrazo enorme!!!!!

Loli:
Muy cierto, Al Bano y Francisco lo cantan de manera impecable.
Cariños y gracias por tu comentario!.

Mariluz:
Gracias, muchas gracias por tus palabras...te mando un abrazo eterno.
Cariños...