3.9.10

3

votar

Costumbre museística: La despedida de soltero

Antes de intercambiar votos matrimoniales con su amada pareja y embarcar al encantador crucero de la fidelidad y la conducta respetable, usted deberá pasar, si no lo ha hecho ya, por un ritual que tiene como único fin celebrar el último día de soltería.


Fiestas o "showers" temáticas, disfraces de todo tipo y color, viajes, strippers, espectáculos de damas con poca ropa, cortes ridículos de pelo, regalos con alto contenido erótico, bastante comida, alcohol y porque que no, desnudeces a flor de piel por parte de los novios, son lo que acompañan este día “inolvidable” para los futuros cónyuges.

Celebración poco apta para personas cardíacas y extremadamente celosas, en esta fiesta parecería ser que lo que se acaba es la vida misma y no la soltería. Pero como “los celos lo pueden todo” ahora también son muy habituales las despedidas “mixtas”, o sea, una fiesta en donde los novios disfrutan juntos, y la sospecha queda para otro momento…

Los antecedentes de lo que hoy conocemos como “despedida de soltero/a” tiene su origen en la antigüedad. Y son 3 los momentos que se alzan como iniciadores de esta infaltable fiesta.

Por un lado están las fiestas bacanales en honor a Baco (dios mitológico romano), también conocido como Dioniso (en la mitología clásica, dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis). Estas fiestas se celebraban el 16 y 17 de marzo, en secreto y con la sola participación de mujeres en la arboleda de Simila, cerca del monte Aventino. Posteriormente, se extendió la participación a los hombres y las celebraciones tenían lugar 5 veces al mes. Por último, Dioniso se equipara con Baco y con Liber (“el libre”) dios de la fertilidad y el crecimiento, casado con Libera (su fiesta era la Liberalia).

Luego tenemos la fiesta de la fertilidad Mesopotámica, en acadio llamada “akîtu”, que comenzaba con el equinoccio de primavera, cuando los días se hacen más largos y la vida vuelve a renacer. Esta fiesta duraba 12 días y se celebraba el “matrimonio sagrado y misterioso”.

Por último se dice que la fiesta de soltero tiene su origen en Alemania, en la alta Edad Media. En esa época, y por lo que se cuenta, un joven extremadamente pobre no podía pagar la dote de su amada, razón por la cual fue despreciado por la familia de su prometida. Ante esta pena, los amigos de la pareja decidieron ayudarles y les regalaron todo lo necesario para que pudieran iniciar una feliz vida en común.

En fin, la cuenta regresiva a comenzado…si usted se está por casar, como el caso del consagrado Blogger Fabio, a quien le dedicamos este post, recuerde que los momentos más felices de la vida son escasos, y por tal motivo, siempre que se pueda, hay que tirar la casa por la ventana!!!.


Adieu!!.

Para seguir leyendo:
-Costumbre Museística: El baño
-Fenómeno Museístico: La fama
-Fiesta Museística: El Correfoc

3 comentarios:

diosesargentino JULIANO dijo...

EL DIOS BACO TIENE SU CONTINUADOR (DISTANCIAS AL CASO) EN GUILLERMO COPPOLA?

Nando Bonatto dijo...

Oooohhhh,lo sabio para zafar de alguna despedida medio pesada como a uno de mis cuñados que lo largaron en bolas en pleno invierno a las tres de la mañana con un frio que rajaba es no casarse

F. Fabian S. dijo...

A mi no me agarraron. No le encuentro la gracia. Ademas jamas participe de una. Algunas hasta terminaron mal , algunos festejantes de despedidas han sacado a la luz tremendas perversiones, llegando hasta a terminar de manera fatal lo que debio haber sido un festejo.