27.8.10

10

votar

Enigma Museístico: Saltos en el tiempo

Cada vez hay más casos de personas que desaparecen de golpe y reaparecen en otro lugar. Hay investigadores que hablan de la existencia de dimensiones temporales paralelas; dicen que el pasado, el presente y el futuro transcurren paralelamente y que sería posible viajar a través de los agujeros de tiempo-espacio. Pero ¿existen realmente los viajes controlados por el tiempo?, ¿podría ser realidad el sueño de H.G. Wells de una máquina del tiempo?, ¿acaso es muy errada la idea del condensador de flujo de “Back To The Future”?.

En la mañana del 25 de octubre de 1593 –refiere don Luis González Obregón en “Las Calles de México”- apareció un soldado en la Plaza Mayor de la capital vestido con el uniforme del regimiento de Manila, en las Filipinas.
Intrigados sobre cómo un soldado había podido viajar más de 15 mil kilómetros sin estropear siquiera el uniforme, las autoridades decidieron, sin embargo, meterlo en la cárcel por desertor de su regimiento filipino.
Las semanas pasaban y el soldado languidecía en prisión. De pronto, la Ciudad de México se estremeció con la noticia. El Gobernador de Filipinas había sido asesinado por una tripulación china amotinada frente a Punta de Azufre, y, más aún, lo habían matado el mismo día en que el soldado filipino apareció en la Plaza Mayor de la ciudad de México.
El tribunal de la Santa Inquisición se hizo cargo del centinela. Éste no pudo decir cómo había sido transportado de Manila a México. Dijo solamente que todo había sucedido “en menos de lo que canta un gallo”.
Testigos irrefutables salieron en su defensa para jurar que el hombre en cuestión había estado de servicio en la isla la noche del 24 de octubre, pero al mismo tiempo también quedaba probado que la mañana siguiente, es decir el 25, había sido detenido en la Plaza Mayor de México…Por no encontrar explicación alguna, el Santo Tribunal ordenó que el soldado fuera regresado a Filipinas.

De acuerdo con los registros de los cronistas de la Orden de San Agustín y la Orden de Santo Domingo este relato no es una leyenda; tampoco de acuerdo con el doctor Antonio de Morga, alto magistrado de justicia de la Real Audiencia de la Nueva España, en sus “Sucesos de las Islas Filipinas”.

El autor inglés Ivan T. Sanderson (1911-1973) recopiló en sus investigaciones paracientíficas un total de 12 lugares de la Tierra donde se ha informado de saltos en el tiempo y sobre la desaparición sin rastro de diferentes personas. Diez de esos lugares están situados en los grados de longitud 30 y 73. Una de esas zonas está en territorio tuareg, en el Sahara. Los tuaregs conocen el lugar como “tierra de dunas sin retorno” y dicen que de allí no se regresa jamás. Desde hace mucho tiempo se les advierte a los extranjeros que no pasen por ese lugar pues se perderían y no podrían volver. Se sabe que en esa zona se producen alteraciones en el funcionamiento de las brújulas debido a la presencia de divergencias magnéticas.

Sanderson desarrolló en sus estudios la teoría de que había gente que en determinados puntos del mundo desaparecía, para aparecer en otra dimensión. A ese fenómeno se lo llamó “agujero negro”, aunque nada tiene que ver con los agujeros negros de la astronomía.

Alberto Montt
¿Quién podría afirmar o negar hoy que nosotros pronto podremos viajar al pasado para experimentar como vivían nuestros antepasados?. Algunas investigaciones han dado con lugares donde se encuentran dibujos antiguos de personas con instrumentos y utensilios que en aquella época ninguno podía conocer. Muchos investigadores opinan que se trata de representaciones de extraterrestes (…), pero también, sin lugar a dudas, se podría estar hablando de algún tipo de viaje a través del tiempo…

En fin, el deber de la ciencia seguirá siendo comprobar cómo es posible este misterioso fenómeno, e indagar sobre si en un futuro será posible viajar en el tiempo. Porque acaso…¿no sería interesante poder conocer a nuestros abuelos y/o padres en sus épocas mozas…?.


Adieu!.

Para seguir leyendo:
-Enigma Museístico: El Necronomicón
-Psicología Museística: Los excéntricos
-Superstición Museística: El color amarillo

10 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Ouch,tengo un pariente viejo que esta viajando en el tiempo
sucede que por momentos se acuerdo solo de cuestiones de su juventud ,habla con amigos de la infancia ya fallecidos y como si fuera poco se hace encima como cuando era un bebe

Nando Bonatto dijo...

Otra,ahora recuerdo que hace poco escribi un microrelato con la tematica,(si no se entiende bien es porque estaba acotado a 150 palabras)

/////////////////

Había decidido construir una máquina del tiempo y contrató a los científicos mas reputados de la época .
Al cabo de unos meses los mismos lo citan e informan que han logrado un gran avance.

- Esta máquina logra retroceder en el tiempo con la peculiaridad que lo hace con toda la materialidad circundante y la misma acompaña el proceso, es una marcha atrás no solo espacio-temporal sino material.Es decir ,una suerte de deconstrucción,se retrocede en el tiempo con todos los pasos dados para llegar a ese punto.
_ ¿Una construcción al revés?
_ Exacto.
_Manos a la obra entonces, voy a viajar, denme las instrucciones.
Subió a la máquina y programó primero un año como para constatar que todo estaba bien y un paso final de sesenta años. (Quería volver a su infancia).
En el primer paso de un año,cuando la máquina se detuvo quedó desconcertado y creyó soñar, en el punto sesenta se puso a jugar con los comandos, se esfumó en materia sin conformar ninguna individualidad concreta.Había vuelto al punto anterior a su nacimiento en que no había sido concebido aún.
Había olvidado leer el capítulo que advertía que el conjunto en cada retroceso volvía a su estado anterior y ni siquiera guardaba memorias del futuro.

Mario dijo...

Esta temática me mola. Back to the future, toda la saga, son de las pelis que mas gustan. Recuerdo cuando era enano y las veía.

Muy interesante el tema!

Un abrazo

Cayetano dijo...

Aunque sería posible y el tema ha dado lugar a mucha filmografía entretenida e incluso interesante, creo que no estamos preparados mentalmente para viajar en el tiempo, conocer a nuestros padres o abuelos jóvenes. Sería un golpe tremendo ver a nuestros ancestros diciendo chorradas.
Además, haríamos alguna tontería seguro y condicionaríamos el futuro nuestro y de la humanidad.
Como dice Nando, los que son muy viejitos vuelven a la infancia y se cagan encima como cuando bebés. Sólo es cuestión de tener paciencia porque, como decía mi paisano Serrat, todos llevamos un viejo encima y al final, poco a poco, va saliendo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

La saga Caballo de Troya de J. J. Benítez (http://es.wikipedia.org/wiki/Caballo_de_Troya_%28novela%29) es otra obra que se basa en los viajes en el tiempo.
También a través de los sueños se dice que se efectúan viajes que se interpretan como premonitores, dando lugar quizás a lo que conocemos con Déjà vu (/deʒa vy/; en francés, 'ya visto').

Diego Ariel Vega dijo...

Ah, que temita tan interesante...

Yo aporto un cuento genial de Ray Bradbury, "El ruido de un trueno" (creo que hicieron una película también)

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/bradbury/ruido.htm

Hablando de pelis en la temática, recomiendo la genial (aunque algo complicada) "Primer" (2004) de Shane Carruth y algo más comercial "La mujer del viajero del tiempo"

Anónimo dijo...

Good Afternoon

Great share, thanks for your time

Anónimo dijo...

Hi, very interesting post, greetings from Greece!

Anónimo dijo...

Hi there

Can I link to this post please?

Anónimo dijo...

Los eventos varian dependiendo , si son seres q estan destinados por la naturaleza misma a ir a otros puntos de tiempo sin interferir con la historia,
Dos puntos de tiempo pueden chocar sin ser iguales llevando acabo una burbuja de tiempo que deve completarse para no romper la linea trasada desde el pasado o el futuro.