18.2.10

12

votar

Objeto Museístico: El Marcapasos

El 12 de enero último fue un día gris, no sólo por la lluvia que se avecinaba, sino porque ese mismo día la internaron a mamá por un problema en su corazón.
Mujer fuerte si las hay, le dieron el alta médica 9 días después, pero su corazón seguía muy enfermo y al poco tiempo de estar en su casa tuvimos que llevarla nuevamente a la clínica. Mamá sufrió 5 paros cardíacos producto de arritmias malignas y las esperanzas de que sobreviviera eran escasas. Necesitaba un marcapasos con desfibrilador implantable de forma urgente.
El marcapasos tardó en llegar tan sólo un día (fuimos a la ciudad de La Plata para apurar el trámite con su obra social y finalmente se lo conseguimos). Ahora sé que no era la hora de que mamá nos dejara. Creo que Dios le dio una oportunidad para que pudiera conocer a sus nietos.

Hoy estoy cansada como nunca antes lo he estado. Me duelen las piernas de correr a los médicos, me duele la espalda por haber dormido en el pasillo de terapia intensiva, me duele el estomago por comer comida chatarra hace más de 1 mes seguido, me duelen los brazos, la cabeza, los pies, y me duele el alma por todo lo que tuvo que pasar mamá en estos últimos días. Sí, estoy muy cansada, pero feliz.




Dicen que cada familia es un mundo, pero cada clínica también. Por ejemplo, hay un viejito que va a la clínica religiosamente todos los días para acariciar la cabeza de su mujer. Hoy le pregunte cómo seguía su señora y me respondió: “está en un sueño tan profundo que ya es difícil que despierte”. El viejito lleva 50 años de casado y en su casa tiene un hermoso ciruelo y limonero.
Catalina, de 82 años, es la compañera de habitación de mamá. Tiene una obra social que no cubre los gastos de su internación pero sus hijos "con tal de que su mamá les siga haciendo las milanesas con papas fritas” que a ellos tanto les gustan se van a endeudar por el resto de sus vidas...así las cosas...

Hoy a mamá le dan el alta. Con mis hermanos y mi marido compramos globos y un cartel de "Bienvenida". Limpiamos la casa, pintamos su habitación, y le sacamos las pulgas a los caniches Wilson y Frida para que puedan estar con ella.

Agradezco sinceramente al cuerpo médico de la clínica “IMA” (Dr. Soler, Allende, Chacón, etc.), a todas las enfermeras (especialmente a Marcela y Alicia), a “IOMA”, la obra social de mamá que cubrió absolutamente todos los gastos de la internación, a Ernestina que salvo a mamá cuando tuvo uno de los paros, a todos los que nos acompañaron y ayudaron en este momento durísimo y, desde ya, a la persona que inventó el marcapasos. Por tal motivo, vamos al tema de hoy que es sin lugar a dudas el marcapasos.

El desarrollo del marcapasos arranca de la historia de la electroterapia. Muy poco después del descubrimiento de la electricidad a mediados del siglo XVIII, ya se aplicaban aisladamente electrochoques espectaculares para la reanimación.
El estímulo eléctrico directo del corazón lo investiga Luigi Galvani a finales del siglo XVIII en experimentos con animales y, posteriormente, otros investigadores lo prueban en cadáveres humanos. Es posible demostrar la contracción de las aurículas y ventrículos basándose en estímulos eléctricos.
En la segunda mitad del siglo XIX, la electroterapia (con orientación neurológica) y sobre todo él estímulo del corazón cobra un nuevo impulso. El electroterapeuta francés de Boulogne Guillaume Duchenne estimula con la "mano eléctrica" la región cardiaca de un paciente de 21 años, enferma de difteria, que padece arritmias graves, y logra disminuir temporalmente la frecuencia cardiaca y que el pulso sea regular. En 1882 el alemán Hugo Von Ziemssen puede demostrar por primera vez en una persona viva que los impulsos eléctricos controlan la actividad del ventrículo.
En 1926 un médico de Sydney, Australia, "resucitó" con éxito a un recién nacido, con un aparato que llamaron "marcapasos". Este hallazgo permaneció en el anonimato, por el miedo a la controversia que implicaba la extensión artificial de la vida.
En 1927, Marmostein, logró estimular la aurícula y el ventrículo derecho de perros de laboratorio, gracias a un electrodo intravenoso. En 1929 Lidwill y Booth publicaron la resucitación de un corazón, en un congreso en Sydney. En 1932 Albert Hyman diseñó el primer electrodo estimulador del corazón, que funcionó como un marcapaso cardíaco artificial, a través de una aguja transtorácica, conectada a un magneto de cuerda que funcionaba si se le activaba dicha cuerda cada seis minutos. En 1932 Hyman publicó en "Arch Intern Med" la aplicación del aparato a 43 pacientes con 14 resultados exitosos.
Los Doctores Lidwill y Booth, australianos, también desarrollaron su marcapasos, pero dicho invento no tuvo tanta trascendencia. Al parecer en 1950 el canadiense John Hopps diseñó un marcapasos transcutáneo, muy tosco y doloroso.

El 8 de octubre de 1958, el equipo formado por los suecos Ake Senning (médico) y el ingeniero Rune Elmquist, en el Hospital de Karolinska, implantó oficialmente el primer marcapasos de batería recargable. El paciente se llamaba Arne Larsson y permaneció vivo hasta el año 2001, luego de 20, o más, recambios en la pila. Desde entonces las técnicas se han depurado, brindando mayor seguridad al paciente, con mejor tecnología (circuitos integrados), materiales más resistentes (litio con cubiertas de titanio y acero inoxidable) y pilas de mayor duración.
Paralelamente el Ingeniero Eléctrico Jorge Reynolds Pombo desarrolló un marcapasos artificial interno en Colombia. Esto fue un gran aporte de Reynolds y el equipo de médicos de la clínica Shaio en Bogotá.

El marcapasos es un pequeño dispositivo (tiene el tamaño de una cajita de fósforos) alimentado por una batería que ayuda al corazón a latir con un ritmo constante. Los marcapasos pueden ayudar a regular el ritmo del corazón en casos de frecuencia cardíaca lenta, rápida o irregular, o de bloqueo en el sistema de conducción eléctrica del corazón.
El marcapasos puede estimular las cavidades superiores del corazón (las aurículas), las cavidades inferiores (los ventrículos) o ambas. Los marcapasos también pueden utilizarse para impedir que el corazón genere impulsos o envíe impulsos de más.

El marcapasos es aproximadamente del tamaño de una caja de fósforos y consta de dos partes:
* Un generador de impulsos, que incluye la batería y varios circuitos electrónicos.
* Alambres o cables denominados electrodos, que se fijan a la pared del corazón. Según las necesidades del paciente, el marcapasos puede tener uno o dos electrodos.
La Asociación Americana de Corazón (AHA) advierte que las personas con marcapasos deben ser conscientes de lo que haya a su alrededor y de todo aparato que pueda afectar al funcionamiento del marcapasos.

Los aparatos a continuación no afectan ni dañan los marcapasos.
* Radios de banda civil
* Taladradoras eléctricas
* Mantas eléctricas
* Afeitadoras eléctricas
* Radios de aficionados
* Almohadillas eléctricas
* Detectores de metales
* Hornos de microondas
* Transmisores de televisión
* Controles remotos de televisión
* Aparatos de rayos X
* Equipos de seguridad aeroportuaria


Los aparatos a continuación sí afectan a los marcapasos.
* Grupos electrógenos
* Equipos para soldar
* Algunos aparatos utilizados por los dentistas
* Máquinas de resonancia magnética
* Máquinas de radioterapia para el tratamiento del cáncer
* Equipos pesados o motores con imanes potentes.



Finalmente hoy mamá regresa a su casa.
Gracias eternas.

Adieu!!!.

12 comentarios:

Manolo López dijo...

Uno de esos inventos que nunca piensas adquirir, pero que cuando entran en tu vida te alegras enormemente de su existencia. Felicidades para toda la familia y un besote grande para tu mama.

Nando Bonatto dijo...

Agustina
Como de costumbre muy instructivo y hecho con rigor tu aporte.
Me alegro que tu madre pueda superar el mal trance
Un saludo cordial

Sevilla dijo...

Muchas suerte, saludos

Maria dijo...

animo

ARI dijo...

Me alegro de que esté bien y en casa. Algo bueno que tiene la tecnología. Saludos.

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

Yo tengo un compañero en el trabajo que a los 40 años les pusieron marcapaso...el sintió que había llegado su hora ya que fumaba y tomaba y nunca tuvo hijos, así, convencido de su cercana muerte se resignó a morir,y se volvió una persona deprimida y solitaria... pero para ironía de la vida, ya han pasado 20 años y sigue vivo, solo que esperando todavía la muerte cada día que pasa.

Anónimo dijo...

Es terrible cuando un familiar esta internado, y mas si es la madre de uno. Me paso hace 1 año que interne a mi mamá por algo muy parecido, pero lamentablemente el corazón de ella no pudo resistir mas.
Mis mejores deseos para tu mami. Adelante y fuerza!!!.
Estan en mis oraciones.
Laulis

Explorador dijo...

Me alegro de que esté bien, suerte y ánimo te deseo yo también. Me ha encantado saber su historia, cuesta pensar lo que el ser humano ha sido capaz de hacer, y seguirá haciendo, en estos casos para alegría de millones de semejantes. Gracias por tu entrada.

POLO dijo...

Hola Agustina, gracias a Dios todo pasó y ahora las perspectivas son mejores. A mi esposa hace un par de años le pasó por lo mismo y tiene un marcapasos triple que también incluye desfibrilador, a causa de que la quimioterapia le había afetado el corazón. Su calidad de vida actual es excelente, tiene chequeos trimestrales y la verdad hay que dar gracias a todos aquellas personas que intervineron en la creación y desarrollo de tan magnifico instrumento.
Muy interesante e instructiva tu explicación sobre el Marcapasos. Desconocía muchos aspectos sobre el mismo.
Saludos,
Polo

Agustina Tula Saborido dijo...

GRACIAS ETERNAS A TODOS POR LAS PALABRAS DE APOYO Y ALIENTO!!.
Cada comentario que han dejado se los he leido personalmente a mamá y se ha puesto muy feliz. Nuevamente gracias...estamos muy felices.

Jediael dijo...

Saludos mi estimada museóloga. Como siempre es todo un placer empaparse de cultura popular en este sitio. Me uno a las múltiples muestras de apoyo de tus lectores, gracias a Dios por tu señora madre, esperemos que cada día se encuentre mejor. Saludos y buenos deseos para ti y toda tu familia!

Anónimo dijo...

Muchas gracias por exponer con tanto cariño y delicadeza un tema tan duro como es el de los enfermos cardíacos.
Me alegra saber que tu madre ha salido valerosa.
No recuerdo bien como llegue a este increible conventillo, pero ahora que lo lei ya de seguro que regresare con cada nueva entrada.
Un espacio como pocos, mis felcitaciones mas sinceras. Lucio.