26.8.09

3

votar

Personaje museístico: La "Coca" Sarli

Terminado mi desayuno, me dispongo a tratar sobre unos de los grandes íconos sexuales de nuestro país, sobre la única e indiscutida diosa de todos los tiempos. Señoras y señores, con ustedes la Coca Sarli.
Adorada y deseada por miles y miles de hombres, esta impura mujer fue la pionera del cine erótico. Nada hubiera sido lo mismo sin sus labios sedientos de placer, sin su mirada deseosa de lujuria, sin sus tetas correteando y flotando por los ríos. Ella fue “la” fantasía, fue la mismísima encarnación del pecado en persona.
Hilda Isabel Gorrindo Sarli, conocida por todos nosotros como Isabel Sarli o la Coca Sarli, nació el 9 de julio de 1935 en Concordia, provincia de Entre Ríos, República Argentina.
Inició su carrera como modelo, llegando a ser coronada Miss Argentina en 1955. Mantuvo una relación amorosa y profesional con el director y actor Armando Bó, quien la convenció de ser la protagonista de El trueno entre las hojas, primera de treinta producciones realizadas entre ambos. En esa película, la Coca entró a la historia por protagonizar el primer desnudo total del cine argentino. El filme fue un éxito y la proyectó como un verdadero símbolo sexual de su generación, que la vio por décadas en cintas como Furia Infernal, Favela, Carne, Fuego, Sabaleros e Insaciable, entre otras de alto contenido erótico, muchas de las cuales fueron censuradas en varios países, principalmente en Argentina.
La actriz, que siempre se confesó tímida, (tomaba whisky para desinhibirse antes de filmar sus audaces escenas) se definía como una mujer "sexy, erótica y perseguida por los hombres" frente a la cámara.
Sólo ella, la única diosa pecaminosa, lograba que las películas, que en la mayoría de los casos se filmaban en espacios abiertos y a la luz del día, dieran la sensación de estar sacadas de los cuentos de Quiroga pero, desde ya, en versión hot.
La “Coca” prosiguió su carrera hasta la muerte, en 1981, de Armando Bó, el gran amor de su vida. Concluía de esta forma una etapa de oro de los desnudos de una mujer que trastornó, entre otros, a muchos de nuestros abuelos.
Dicen que no hay nada más verdadero que un recuerdo falso, pues bien, la famosa frase ¿qué pretende usted de mi? nunca fue dicha por la Coca. Ustedes dirán que no es cierto, pero lamento decirles lo contrario, pues fue Victor Bó, hijo de Armando, el que lo confirmó. Sus textuales palabras fueron: Vos sabés que eso es medio un mito, ¿no? porque en la película esa frase no está...Se hicieron distintos cortes de “Carne”: uno para Argentina, otro para América Latina y otro más para Estados Unidos, capaz…En la productora Claxon atesoraban la versión total, sin cortes, y nos permitieron verla con ellos mismos: nunca, ni en el camión ni en el frigorífico, Isabel decía la frase.
Por último, la Coca, desde su casa de Martínez y rodeada de sus mascotas, sonaba entretenida con esta gran confusión: –No, nunca lo dije –sentenció.
En fin, no se bien que habrá pasado con esa famosa frase, pero yo tengo la obligación moral de terminar este post con lo siguiente: CANALLA, ¿qué pretende usted de mi?.
Coca, a tu salud.

3 comentarios:

Verboamérica dijo...

Ser popular es que te adjudiquen frases cèlebres que nunca dijiste...

Agustina Tula Saborido dijo...

Verboamérica: Muchas gracias por el comentario, de por sí muy certero.
Saludos.

Anónimo dijo...

Mi viejo se ratoneaba con la Coca Sarli y con sus tetas y nos tenía prohibido mirar las películas.
Cuando mi viejo se murió no dejé película de la Coca por ver.
Aún hoy, después de tantos años cada vez que pasan una película de la Coca ahí estoy mirándola."El trueno entre lashojas" se lleva elpremio y ni que deci de "Días calientes."
Amanda